martes, 1 de noviembre de 2016

EN EL BLANCO





Dice el saber popular que de ilusiones también se vive.
Por mi parte, tengo por mala costumbre hablar de mis propias vivencias para que nadie pueda decirme que estoy equivocado. Así que os diré que en mi caso no vivo "de" ilusiones, sino que vivo "con" ellas. Y creo que no miento si os digo que esta era una de las más longevas en mi haber. He cuidado y mimado esta ilusión informe, la he acariciado en silencio hasta más allá de la media noche y alimentado con cariño bajo una cúpula de huesos cuando no era más que un pensamiento difuso. He mirado con orgullosos ojos de padre a mi nuevo engendro, cuando comenzó a batir las alas en el nido tras romper la crisálida. Ahora, ha llegado el momento de verlo volar más allá del horizonte.



Llevo esperando este momento años, y aunque por diferentes motivos, sé que vosotros también. Pero al fin, ha llegado el día. Este es el momento, el presente, cuando vosotros completáis un ciclo para comenzar el siguiente, cuando al fin mi engendro ha visto la luz. Y si alguien no lo ha visto venir, puede echar la vista atrás para ver como presente se aleja en la distancia para convertirse en pasado.



Dicen los que saben del tema, que al parecer es aconsejable para lo vuestro: comunicación, comprensión y paciencia a partes iguales. Os deseo mucha suerte, y que seais muy felices. En cuanto a mi chiquitín, os acompañará en silencio y sin pedir nada a cambio. Por siempre y para siempre, estoy seguro de ello...




No quisiera dejar que el presente se convirtiese en pasado sin presentar mi gratitud a las partes que habéis colaborado de forma totalmente altruista, tanto es así que alguna ni siquiera llegó a saber en qué andaba metida:
-A ButterflyTechnology: por ese soporte técnico tan tuyo. Y por las palabras de ánimo cuando el tiempo y el papel en blanco me ahogaban.



-A Salerito&Co Events: por esa maravillosa fotografía, desencadenante de este post. Por llevarme al blanco, año tras año. Porque sí.




Y como estamos en el aquí y el ahora, se me ocurre que podemos terminar con una epopeya de mi propia cosecha; ecológica y (a duras penas) auto-sostenible.



Espero que os guste tanto como a mí escribirla.


__    _    __


La noche había sido larga, plagada de susurros amortiguados y temblores febriles. Una de esas noches que enredan en las cumbres más escarpadas un alba limpia. Una mañana épica como pistoletazo de salida para comenzar el día uno de una nueva era. El cielo se iluminaba impregnado por los colores de una virtual batalla nocturna: naranjas y amarillos candentes de fuegos descontrolados, rojos intensos por la sangre derramada y, ocultándose tras el horizonte, el negro difuso de una muerte que se retira, sintiéndose temporalmente saciada. Una paleta de colores tan intensos que parecían próximos a la pirólisis por combustión espontanea. El aire gélido, con forma de suave brisa matutina, arrastraba tras de sí un silencio taimado, roto tan solo por los rumores que arrancaban las minúsculas partículas de hielo al deslizarse presurosas sobre la gruesa capa de nieve caída durante la noche. El murmullo que el viento extraía de los pinos hacía recordar a una horda de fantasmas susurrando letanías en plena noche, como una coral de uros condenados a repetir en bucle siempre un mismo compás. El sol asomaba ya tímido sobre el horizonte, tratando de abrirse paso entre los afilados picos rocosos, acolchados ahora por un esponjoso manto blanco, como algodón recién cosechado. Los abetos medio sepultados, se quejaban con lastimosos silencios de la carga que les encorvaba las ramas. Tras cada piedra, tras cada árbol, tras cada obstáculo que ofrecía su engañoso refugio, se formaron profundos ventisqueros donde quedaban momentáneamente atrapados los primeros rayos de sol. Aquellos más valientes que, con la timidez propia del niño que por primera vez suelta la mano de su madre para salir a explorar el mundo, se adentraban en lo más profundo de la montaña sin dejar una sola huella grabada en el frágil manto de nieve.


A pesar de la firme oposición paterna, una distancia silvestre había crecido sólida y firme entre los pequeños, producto de una poderosa magia negra, conjurada en una tierra oscura y peligrosa allende los mares. Nadie habría sabido decir cómo, y mucho menos por qué, pero el caso es que la pócima cayó en las manos equivocadas, alzando entre los hermanos, un muro invisible pero duro como el acero de Damasco. El tiempo pasó raudo y los niños crecieron hasta convertirse en adolescentes, en auténticos desconocidos a ojos del otro. Finalmente, los chicos se hicieron hombres mientras compartían un espacio dividido por dos realidades paralelas, sin apenas puntos en común y con todas las diferencias imaginables; hasta el amanecer de aquella gloriosa mañana. Aquella mañana, todo cambiaría para siempre, solo que aún no lo sabían. 


Aquella mañana, se levantaron antes del alba. A todos les encantaba hacerse los remolones entre las mantas de buena mañana. Pero estaban llamados a cambiar su destino y, aunque no lo sabían, se apresuraron para no llegar tarde a la cita. En cuanto el primer rayo de sol se aventuró en lo más profundo de la cadena montañosa, uno de ellos ya estaba en la posición marcada por las Nornas. Con la tabla bien firme en los pies y el culo hundido en la nieve esponjosa, disfrutando del paisaje, del silencio, del amanecer… Sintiendo un vacío interior que resultaba imposible llenar con comida, esperó. El tiempo rodó raudo sobre la montaña, pasó un minuto, tal vez una hora, tal vez más, y mientras él esperaba, aún sin saber a qué estaba esperando. Sin saber que su vida estaba a punto de cambiar, que el muro estaba próximo a venirse abajo, así, sin motivo o causa aparentes. Al rato, oculto por la brisa que de nuevo comenzaba a levantarse al son pausado de la luz diurna, sintió el inconfundible sonido de una tabla deslizándose presurosa sobre la nieve casi casi virgen, seguido de cerca por un par de esquís con llamas de fuego valirio estampadas en las suelas. Como por casualidad, se sentó a su lado sin reparar en él siquiera, inexistente a sus ojos, oculto tras aquel muro invisible, y esperó a que llegara su compañera. En cuanto ella se detuvo a su altura, se miraron, sobresaltados por el inaudible estruendo de cascotes invisibles que se extendió por el valle. Entonces le vieron. Sin más almas en kilómetros a la redonda, las únicas tres presentes se reconocieron al instante, a pesar del tiempo, a pesar del frio que les hacía castañetear los dientes y embozaba sus rostros. Sorprendidos todos por encontrarse al fin, después de tantos años, tan lejos de casa, tan cerca unos de otros. 
Sin mediar palabra, las miradas se perdieron nuevamente, más allá de los cantos de las tablas o de las puntas de los esquís; más allá de las partículas de hielo que,  arrastradas por la brisa, desdibujan la superficie de la ladera; mucho más allá de la profundidad de los valles o de las cumbres más lejanas. Nadie osaba moverse. Nadie dijo nada pues no eran necesarias las palabras. La magia flotaba en el ambiente con aroma de hielo seco, la brisa se arremolinaba entre los cascotes del muro invisible, tarareando una cálida melodía. La cálida melodía del reencuentro entre hermanos separados en la infancia, la cálida melodía que compondría la banda sonora de sus nuevas vidas, una melodía que ninguno de los presentes olvidaría jamás. El tiempo parecía haberse detenido, pero el frio no daba tregua, entumeciendo poco a poco la alegría tras el reencuentro. 


De pronto, una voz sorda y ahogada, se elevó fantasmal como una sombra bajo el sol del verano, en un desesperado intento por hacerse oír sobre la distante coral de uros susurrantes. Y con un pésimo italiano de taberna, preguntó a los presentes: andiamo??; Al instante, como accionados por un resorte invisible, los tres hermanos se pusieron en marcha, con una sonrisa desdibujada en los labios ateridos por el frio, pero perfectamente reconocibles bajo las cobijas que embozaban sus rostros.

Una vez más la misma montaña, la misma ladera, la misma trazada conjunta pero ya nunca más ciegos, ni sordos, ni solos. El futuro les pertenecía. La montaña… también





Dure la vida, que con ella todo se alcanza.
ElQuijoteDeLaMancha | MiguelDeCervantes



630x480
Bolígrafo sobre papel
2016

8 comentarios:

  1. Me en-can-ta...y no me refiero al dibujo...que ya sabes que tambien me gusta... apesar de las nubes :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me a-le-gro-!-!
      Aún muy a pesar de las nubes...
      Muchas gracias
      Un beso

      Eliminar
  2. El blanco es cosa de tres!!!
    Gracias a ti por hacerme parte de este blog tan especial.
    Salerito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo lo sabe, Salerito. El blanco es cosa de tres, pero... cuánto nos gustaría tener una amiguita con la que jugar en la nieve, verdad?

      Mis engendros y yo te damos la bienvenida a la familia!

      Un beso

      Eliminar
  3. Cuanto disfruto viendo nuevos trabajos tuyos.
    Increíble ese blanco q invita a perderse en el.
    Ánimo para el siguiente y q la fuerza nunca te abandone...

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Nada me complace más que vuestro goce clandestino.

      Se recomienda prudencia en el blanco; es hermoso y traicionero como una rosa con espinas. Todo el mundo lo sabe.

      Que la fuerza sea también contigo.

      Mi gratitud por vuestras palabras, huerfanas y recubriertas de escarcha.

      Eliminar
  4. Hace mucho que no me tomo un tiempo para hundirme en éstas aguas, un mundo que me tiene enganchada,fascinada... y que más decirte que no sepas.
    Soy consciente que lo poco y mucho que te conozco tan sólo es la punta del iceberg, lo que el agua esconde es mucho más. Pero eso un día me bastó para quererte en mi vida y no dejarte ir.
    Un beso mi querido " home da calle" GG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fría y humeda noche me sorprende acurrucado en la oscura soledad de un cajero automático; arropado entre mantas raidas, cartones, recuerdos y esperanzas. Y hasta aquí han llegado, como un bálsamo para el alma, tus cálidas palabras para abrazarme con ternura: amables, sinceras, cercanas...

      Con el implacable paso del tiempo y el omnipresente efecto invernadero, ese iceberg del que hablas y que al parecer un día fui, se ha ido consumiendo hasta no ser más que un trocito de hielo agonizando en una copa de desvelos.

      Gracias por zambullirte en estas gélidas aguas, tan solo para visitarme.

      Siempre tuyo

      Eliminar