jueves, 10 de septiembre de 2009

SOLEDAD

Alguna vez os habéis sentido solos?
Alguna vez os habéis sentido perdidos, en este mundo de locos?
Alguna vez os habéis planteado vuestra propia existencia?
Seguro que si!

En esta sociedad globalizada en que nos ha tocado vivir, todos hemos pasado por esto en algún momento de nuestras vacías e insípidas vidas. O a lo mejor no!

Dicen los expertos que la soledad es buena porque permite conocerse a uno mismo, y así poder crecer como persona.
Sin embargo esta mal visto socialmente, y en la actualidad se considera una de las grandes lacras de las últimas generaciones.

La sociedad esta pensada para parejas y grupos de borregos, clonados a su vez de otros borregos. Todo está organizado en sendas prefabricadas, que debemos seguir para ser aceptados y así sentirnos parte del rebaño. Ya que fuera de este, no somos nada. Es como una hormiga fuera del hormiguero. Algo tan insignificante, que nadie repara en su presencia.

El caso es que llegados a este punto, el borrego solitario, se siente mal por serlo.

El día a día al margen de la senda es posible, sin necesidad de convertirse en el abuelo de Heidi. Pero es muy duro ver como el mundo gira a tu alrededor y sentirse excluido de todo lo que te rodea.
Y por eso creo que, al final, todos nos sentimos forzados a unirnos al rebaño, en busca esa falsa felicidad que nos venden hasta con el papel higiénico. Pero que en solitario parece que no tiene la misma textura aterciopelada.

Aún que eso no nos garantiza dejar de sentir el aliento de la soledad en la nuca, pero si una sensación especialmente desagradable.
Sentirse fuera de lugar, solo entre una multitud es casi peor que ver las sendas desde fuera.

Y como considero que el manejo de la palabra no es uno de mis fuertes, os dejo con la
canción de un zaragozano cuyo nombre me niego a pronunciar, que os hará pensar un poco más en el tema.

Espero que lo disfrutéis en “SOLEDAD”.

Hoy no ha salido el sol. O si, no lo sé.
Creo que me he despertado esta mañana, pero no estoy seguro.
Puede que todo esto, aun sea un sueño.

Abrí los ojos y todo había desaparecido. Mi habitación. Mi casa. Mi familia. Calles, coches, parques, montañas, ríos… todo! Hasta las nubes se habían ido, llevándose consigo el azul del cielo. Ya no había colores, ni olores. No sentía frío, ni calor, ni dolor, ni hambre… ni miedo! Nada!
Solo un fuerte vacío interior.
Era como, como si… como si me hubiese abandonado el alma. Mi alma!

Se dice que solo pesa 21 gramos, pero no debe ser cierto porque yo siento como si me hubiesen vaciado por completo.

Ahora si, ya no tengo nada que perder.
Sin mi alma, no soy nada.
No soy nadie!



320X500mm
Grafito y l. acuarelable sobre cartulina.

2009

12 comentarios:

  1. Me encanta.....es precioso....uno de los mejores Magu

    ResponderEliminar
  2. Espero que encuentres lo que buscas.

    ResponderEliminar
  3. Como ya dieje en una ocasión. Eres injusto con toda la gente que te rodea, con los que hasta ahora sólo intentaron que esa soledad se disipara algo de tu horizonte. El dibujo, considero que es perfecto, simple y perfecto.

    (Espero que esta no sea parte de la busquedad de esa falsa felicidad.)

    ResponderEliminar
  4. creo que no distingues entre la soledad necesaria y la soledad impuesta ..a veces necesitamos estar solos ...nuestro momento de intimidad pero todo el mundo necesita comunicarse reir llorar cantar en compañia y somos nosotros mismos los que nos lejamos del resto del mundo cuando sus risar llantos o canciones canciones no son como las nuestras..

    ResponderEliminar
  5. continua.pasa lo mismo con los avatares de la vida,todo lo tenemos que solucionar nosotros mismos pero siempre necesitamos alguien a nuesro lado,como decirlo.. es como un torero ..los de la cuadrilla ven como torea desde la barrera pero cundo el toro le da una cornada no dudan ni un momento en ayudarle no para que su "amigo " siga toreando en soledad

    ResponderEliminar
  6. no para torear ellos sino para que su "amigo" siga toreando en soledad. Igual que en la vida real a veces somos toreros otras veces somos banderilleros pero seria muy dificil bajar a la arena los unos sin los otros.Mira a tu alrededor cuando te hiera seguro que tienes mas banderilleros de los que te imaginas pero dejales que te ayuden,veras tu soledad con otros ojos

    ResponderEliminar
  7. formar parte de una familia, grupo o como lo quieras llamar no significa renuciar a nuestra individualidad, ni a la soledad (que es tan necesaria para hacernos todas esas preguntas y para conocernos a nosotros mismos), todos necesitamos cuestionarnos cosas que a veces no sabemos como responder y en ocasiones contestamos de una manera o de otra.Estar acompañado no supone estar completo porque siempre hay vacios dentro de uno que no se pueden llenar, pero tener a alguien a quien poder contar nuestras inquietudes nos hace ver que todos somos un poco bichos raros y que no estamos tan locos como creemos. Sigue dibujando y encuentra la paz que buscas

    ResponderEliminar
  8. cada día me sorprendes mas Jose....tu forma de pensar me recuerda a la mia....siempre pensé lo mismo de esta sociedad...nunca quise ser el borrego de un gran rebaño...como mucho seré la oveja negra....alguien distinto especial...como el patito feo del cuento...sabes? tu eres ese patito...trison...distinto.. llorón y solitario

    PD: era distinto por que no era un pato era un cisne...y dime quien es mas bello en su madurez el pato o el cisne? quien luce la elegancia y la magia?
    mer

    ResponderEliminar
  9. No estoy para nada de acuerdo con algunos de estos comentarios. No necesariamente una persona tiene que rodearse de otras para comunicarse. Uno puede comunicarse de diversas formas, ante una hoja de papel en blanco, frente a una planta, un animal de compañía, etc...
    Estoy totalmente alineado con lo que expone el autor. Es necesario tomar la decisión de separarse de los grupos homogéneos para buscar la riqueza en las demás formas de comunicación.
    Alguien habla en un comentario por todo el mundo, que osadía y que gilipolléz tan grande.
    Es posible exister al margen de la alienación social que se dedica a la fabricación en serie de clones huecos.
    J.M.B.B.

    ResponderEliminar
  10. Muchas me veces me sentí como tú describes. Sobrando en todos los sitios, sin encajar en ninguno, incluso con aquellas personas que sé que me quieren y aprecian, pero que por diversos motivos nuestras vidas divergen. Sentirte sola rodeada da gente es lo peor. Ver que todos los que te rodean van con el tiempo haciendo su vida, creando su "familia", y que tú una vez más te quedas rezagada en esa sociedad que tu bien describes, que cada vez son más las cosas que os separan que las que os unen. Y en ese momento empiezas a aislarte más todavía, porque a pesar de esa soledad que te pesa como el plomo no quieres molestar nin ser una carga.
    En este último año mis sentimientos en este sentido fueron en aumento. A veces tengo ganas marcharme a un lugar donde no me conozca nadie y pueda empezar de cero, pero he de reconocer que soy demasiado cobarde, y al final continúo bailando con la realidad: el trabajo, la hipoteca, etc
    Si me fuese ya no podría compartir mas cafés y charlas con algunas personas a las que aprecio y que son pilares importantes en mi vida. No podemos coincidir todo lo que nos gustaría, pero si de vez en cuando.
    Yo te entiendo Luís. Ojalá pudiese transmitir mis sentimientos como lo haces tú con tus dibujos y tus textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimo en desmesura su comentario y lamento en igual proporción que los derroteros de su destino la hayan llevado el punto de sentir en sus carnes mis pesares.
      Espero y deseo que su situación mejore a la mayor brevedad posible.
      Un fuerte abrazo.
      Animo

      Eliminar