lunes, 27 de julio de 2009

LA TORRE DELS FRARES.

En un pequeño pueblo de Girona, llamado Hostalric se encuentra esta torre, que en sus orígenes formaba parte de las defensas de esta pequeña población catalana. Recibe su nombre de un convento colindante.

Allá por 1997 coincidí en París con una chiquilla de esta localidad. Con el tiempo y muchas cartas, nos hicimos buenos amigos.
Después de varios años pidiéndome un dibujo, este fue el resultado.
Creo que le ha gustado! Jejeje.

Durante las noches de luna llena de principios del S. XIX el prior y su congregación de mínimos, se reunían en una torre adyacente al convento, para practicar sus rituales secretos.
La orden pensaba que la unión carnal de un hombre y una mujer era la única forma de “experimentar a Dios”.
Amparados por la noche en la intimidad de la torre, y acompañados de sus sacerdotisas, los monjes se entregaban por completo “a Dios”, hasta las primeras luces del alba. Tras una noche de sexo, gritos, sudor y olor a cera quemada, todos se retiraban furtivos hasta la próxima luna.

Pero un día esta rutina se vio truncada por la invasión del ejército francés. La torre fue tomada por el invasor y la congregación se vio forzada a suspender sus particulares exploraciones del alma.

Una mañana, poco antes de maitines, los monjes se despertaron sobresaltados por un gran estruendo. Los galos en su apresurada retirada, había intentado destruir la torre por su enorme poder estratégico, sin saber cual era su fin legitimo. Pero algo falló y lo más que consiguieron fue abrir un enorme boquete en la última planta.
La congregación encabezada por el prior y acompañada de las sacerdotisas, trasladaron la primera oración al pie de la torre, llenos de agradecimiento y lujuria contenida, ya que aquella misma noche volverían a dejarse llevar por la llamada de “Dios”.

400X250mm
Grafito y l. acuarelable sobre cartulina.

2008

3 comentarios:

  1. eres unico..me encantan tus historias tienen tanto peso como los dibujos....para mi el dibujo es perfecto como casi todo lo que haces....pero al ponerle texto multiplicas la belleza del dibujo.
    un bico
    mer

    ResponderEliminar
  2. Cada día me acuerdo de mi pueblo, cada día me acuerdo de esta historia, cada día me acuerdo de ti. Es un placer tenerlo en casa. Me diste mucho con este cuadro, no sabes cuanto. CRISTINA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdos que te transportan a tu pequeño y entrañable pueblo. Historias que hablan de tiempos tan pretéritos que tan solo unas pocas piedras apiladas conservan su memoria.
      Mis recuerdos y mis historias nunca han pisado esas tierras que habitas, tan solo perviven en tu interior, haciendo de él su morada.
      Tan solo un trozo de papel, madera y vidrio guardas en tu casa. Eso fue cuanto te envié, junto con todo mi cariño. El "qué” y sobre todo el "cuanto”, eso tan solo te pertenece a ti.

      Gracias por formar parte de “esto”, que ahora ya no sabría cómo definir.
      Espero que repitas pronto. Siempre serás bien recibida.
      Un beso grande!

      P.D: Te debo una… no se me olvida!

      Eliminar